De la República Liberal
a la Constitución de 1.991

Después de un siglo XIX tan agitado por las guerras civiles, y de un inicio de siglo XX caótico: la pérdida del Canal de Panamá, el asesinato de Rafael Uribe Uribe, líder político que firmó la paz después de la guerra de los mil días; por fin, en Colombia se funda el Banco de la República en el año 1923.

El debate se centró en si este banco debería centralizar la emisión de billetes o si se permitiría la emisión desde bancos regionales.  Además, se discutía si el banco de la república tenía que ser enteramente nacional o si pudiera tener un socio extranjero; y una duda política mayor: ¿el banco estaría bajo dominio del gobierno ejecutivo, o sea, el presidente de turno que tuviera el país? 

Finalmente se decidió que el Banco de la República no sería una institución bajo el mando del poder ejecutivo (o sea el presidente), para evitar el uso político del banco o una desestabilización a causa de los enfrentamientos políticos que en Colombia no se acababan; de tal manera que el Banco de la República, entonces, sería de carácter autónomo y de naturaleza especial.  Se decidió que el Banco de la República sería el único emisor de papel moneda, pesos en oro, según las disposiciones de ley. 

En la página Web del Banco de la República encontramos los términos de su constitución así:

“Mediante la Ley 25 de 1923 se creó el Banco de la República, como banco central colombiano.  Se organizó como sociedad anónima con un capital original de $10 millones oro, de los cuales un 50% lo aportó el Gobierno y la diferencia los bancos comerciales nacionales, extranjeros y algunos particulares. A esta entidad se le confió, en forma exclusiva, la facultad de emitir la moneda legal colombiana, se le autorizó para actuar como prestamista de última instancia, administrar las reservas internacionales del país, y actuar como banquero del Gobierno”.

panama flag.jpg
rafael uribe uribe.PNG
interrogacion.PNG
moneda1.PNG

En el año 1929, una crisis financiera mundial sorprendió a todo el planeta, un período de inestabilidad internacional, en medio de dos guerras mundiales:  se conoció como La Gran Depresión y comenzó en los Estados Unidos.
 

Es una crisis económica que consiste en una gran disminución tanto de la producción de bienes como del consumo, acompañada por altas tasas de desempleo y de quiebras empresariales.  Es consecuencia de una caída de la demanda que va acompañada de una disminución de la inversión y de los salarios, lo cual reduce la capacidad adquisitiva y, por tanto, el nivel de consumo. 

Puede darse por diversos factores:

1. Malas políticas económicas del gobierno.
2. Catástrofes naturales, sociales o políticas:  guerras por ejemplo.
3. Variaciones abruptas en el precio de las materias primas:  petróleo por ejemplo.

El Banco de la República naciente en Colombia tuvo este gran primer desafío. El precio del café cayó, pero se mantuvieron las exportaciones y por ello, Colombia, no fue tan golpeado. A pesar de la crisis la gente no dejó de tomar café.

Colombia logró mantener su emisión del papel moneda, pero solo será a partir de 1932 que el país entra en una recuperación económica. También se consolidó en el país la asesoría norteamericana conocida como Misión Kemmerer para temas económicos; pero que, indudablemente con esta misión también se buscaba más inversión extranjera. El banco aun así mantuvo su autonomía y lineamientos.

El banco de Inglaterra devaluó su moneda en 1931 y acabó la convertibilidad al patrón oro, a nivel mundial, incluido Colombia. En nuestro país se mantendrá en los billetes la leyenda “pesos oro” hasta 1992, pero eso, desde la década del treinta ya no era cierto.

hand.PNG

1 peso colombiano del año 1.953 con la inscripción "un peso oro"

La Hegemonía Conservadora (época en que los conservadores se mantuvieron en el poder desde 1.886), terminó en 1.930.  Al final de esta hegemonía los problemas sociales y económicos se iban acentuando, el descontento social, por ejemplo, quedó manifiesto en las protestas en Santa Marta que luego llevarían a la masacre de las bananeras en 1928 cuando en el gobierno de Miguel Abadía Mendez el ejército masacró a trabajadores que protestaban contra las injusticias de la United Friut Company. Con la llegada de la República Liberal en 1.930 se aplicaron cambios sociales, reformas y otra organización del país. Estas reformas iniciales dieron un impulso mayor al sector financiero, aunque luego las reformas sociales no llegaron hasta donde se esperaba. Por otra parte, la exportación del café siguió en buen crecimiento hasta el año 1945.

La Segunda Guerra Mundial trajo consigo una devaluación de la riqueza en metálico (o sea en monedas y billetes), se incrementó a nivel internacional el costo de la plata y el níquel, y acá en el país el papel moneda de se devaluó. El Banco entonces tomó la decisión de recortar por la mitad los billetes emitidos en los años 1.942 y 1.943 y ponerles un letrero que decía “peso provisional”, y luego en la ventanilla, estos podrían ser cambiados por otros de mayor denominación.

hand.PNG

1 peso partido por la mitad con valor provisional

La Segunda Guerra Mundial tuvo como consecuencia la alteración de la economía mundial. A
pesar de las convulsiones de la guerra, el sector económico latinoamericano mantuvo cierta
estabilidad. La inestabilidad en Colombia llegó por la crisis social y política, que se va a
desatar en la mitad del siglo XX, la confrontación partidista y la Violencia en los campos van a
aumentarse.

Jorge Eliecer Gaitán político liberal, tomará las banderas de los sectores más populares y
desde su investigaciones y denuncias de la Masacre de las Bananeras, tomará mayor
relevancia, por una división del liberalismo un nuevo gobierno conservador llega al poder,
con una minoría electoral y un clima de incertidumbre y agitaciones. Como es sabido, el 9 de
abril de 1948 es asesinado Gaitán y se desatada el estallido social conocido como el Bogotazo.
Más adelante se presentaría la Violencia en todo el país y una dictadura. Sorprendentemente
en medio de este caos social, el sector monetario logró mantener la estabilidad. El café seguía
salvando la economía de un país en llamas.

Durante los gobiernos de Tomás Cipriano de Mosquera se posibilitaron la creación de pequeños bancos particulares, incluso se ofreció a compañías extranjeras hacer filiales en el territorio, pero la inestabilidad política no generaba un ambiente propicio para que ninguna empresa monetaria funcionara con prosperidad.

Se fundaron en Bogotá el Banco de Londres, México y Suramérica, pero tuvieron una corta existencia. El Banco Nacional se constituyó el 1o. de enero de 1881 con un capital de $1.047.009,20 pero sólo con los recursos del Tesoro Nacional, pues nunca tuvo accionistas particulares, lo cual lo convirtió en un banco estatal.

Lamentablemente, una nueva guerra iniciada en 1885 puso fin a dicho banco.  Entonces hubo que esperar la Constitución de 1886 para que se impusiera la circulación de papel moneda nacional.

bank.PNG

La emisión de papel moneda generaba mucha desconfianza, así que el oro seguía siendo el patrón de circulación monetaria.  Francisco de Paula Santander, por ejemplo, un día dijo: “Usted sabe bien que la emisión de papel moneda es el precursor de la ruina y decadencia de un Estado”. Medio siglo después, Rafael Núñez, aun pensaba algo parecido: "Si el oro y la plata han sido escogidos para la fabricación de moneda, ha sido precisamente a causa de la estabilidad relativa de su valor intrínseco. La moneda de papel es el reverso de esa estabilidad y, sólo puede recurriese a ella en horas de desesperación"

Desde 1885, cuando se dieron los primeros pasos hacia el curso forzoso de la moneda, era evidente la indecisión del gobierno respecto a su adopción. El Gobierno tenía el compromiso de que se cambiarían a la par los billetes del Banco Nacional por especies metálicas de plata con la suma que se recibiera por la negociación del Canal de Panamá, que dicho sea de paso fue una venta velada a los EEUU. A pesar de las reticencias para adoptar el papel moneda, después de 1886, la unidad monetaria de la república sería, para todos los efectos legales, el billete de la serie de un peso del Banco Nacional. Todos preferían cobrar en metálico, pero el gobierno no tuvo más opciones que emitir más papel moneda; incluso circularía más el papel moneda durante la guerra de los mil días, época bélica en la que se presentó la más alta inflación.

tomás cipriano.jpg
hand.PNG

Billete de 1 peso colombiano de 1.886

Un gran caos monetario se presentó desde la época de la independencia, caos que no se pudo
solucionar hasta las reformas de los gobiernos de Tomás Cipriano Mosquera. A mediados del
siglo XIX las exportaciones dan un buen crecimiento económico. Pero, con la nuevas guerras,
y luego la hegemonía conservadora, no se logrará concretar el sueño de un
sistema monetario nacional, en el sentido estricto de la palabra. Pasarían muchos años más,
para que la ciudadanía confiara en un “papel”, el papel moneda.

Édinson A Bolaños, en su crónica: Del peso del oro al peso de papel (2016) recordó que después
de la Guerra de los Mil Días alguien declaró: “Ya ni siquiera hay dinero para mandar a hacer
los billetes al exterior”.

1819 a 1923