billetes.PNG
1819 a 1923

El nacimiento de nuestro país Colombia supuso una larga guerra de independencia en contra del imperio español.  Per una vez ganada la guerra y lograda la independencia, vendría un siglo más de guerras civiles entre los nuevos colombianos, donde se enfrentaron grupos políticos que tenían visiones opuestas sobre la construcción de la nación e intereses económicos distintos. En medio de este primer siglo tan agitado, donde se intentaba consolidar el país, la historia de la circulación de las monedas y billetes no fue una historia “nacional” porque aún no había una nación estable.

En el siglo XIX, a nivel mundial, se impuso el oro como principal patrón monetario.  En Colombia, la guerra de independencia creó un caos tal, que la adaptación de un sistema monetario sólido requirió casi todo el siglo.

De los liberales
a 1991

De los liberales
a 1991

De los liberales
a 1991

De los liberales
a 1991

soldier.PNG
moneda1.PNG

Recién fundada la República de Colombia, los patriotas -o sea quienes habían luchado por la independencia-, continuaron con las casas de moneda que habían fundado los españoles durante su colonia, incluso con las mismas prácticas de acuñación de monedas ya existentes.

En la Casa de Moneda de Santa Fe, los patriotas acuñaron una moneda conocida con el nombre de provincial o moneda "CHINA", de la cual hubo tres clases:  la primera fue la que ordenó el presidente Antonio Nariño en 1813 para financiar la Campaña del Sur (una campaña para apoyar a independizar otros países del sur) y que se imprimió de 1814 a 1816.  El segundo tipo de monedas chinas se imprimió después de la Batalla de Boyacá en 1.819 por decreto del General Bolívar. Finalmente, se acuñaron monedas chinas entre 1821 y 1828, siguiendo órdenes reservadas del general Santander.

 

Moneda de 1 real, conocida como la «china».  Estas monedas con la imagen de una indígena en el anverso son conocidas con este nombre porque así se llamaban en la época a las sirvientas indígenas que trabajaban en las casas de los aristócratas:  las chinas.

Los patriotas intentaron que estas monedas tuvieran el mismo peso y ley de las que habían usado los españoles, y circularon estas monedas chinas hasta el año 1828, pero en muchas ocasiones sus características no fueron iguales, y para completar el lío, ¡comenzaron a circular monedas falsas! Con la Constitución de 1821 se prohibieron monedas de cobre que provenían de Santa Marta y Cartagena conocidas como las "caraqueñas" y las "macuquinas".  Se trataba de unificar las leyes y cualidades de las monedas, pero el mismo gobierno incumplía al emitir otras calidades según el uso de las monedas.  Finalmente prevalecieron, por el mercado ilegal, las monedas no oficiales. ¡Todo un caos! 

“La china”, la primera moneda republicana de circulación nacional en Colombia.
Video del Banco de la República de Colombia.

Ya que no había un banco nacional, en el año 1820 el Congreso autorizó imprimir el papel moneda. Los primeros billetes eran de cinco, diez, veinte, veinticinco, cincuenta, setenta y cinco, ochenta y cien pesos, todos respaldados por el nuevo gobierno.

Los gastos para la emisión de los billetes se tomarían del Tesoro Nacional. Inicialmente con estos billetes se les pagaba a los empleados oficiales y a los acreedores del Estado. Muchas veces las personas se negaban a recibir estos billetes y circularon con irregularidad, dada la inestabilidad política y constitucional que prevaleció en el siglo XIX.  Cada vez se hacía más necesario la creación de un banco nacional, este propósito no se alcanzó sino hasta finalizar el siglo XIX.

hand.PNG

El Tesoro nacional es el dinero disponible para cubrir los gastos del Gobierno nacional.

El dinero del Tesoro nacional proviene de:

- Venta o alquiler de tierras del país
- Impuestos por las cosas que entran y salen del país
- Impuestos que paga la población
- Préstamos que pide el Gobierno cuando el dinero de los impuestos no le alcanza.

El tesoro nacional o público designa los recursos que un Estado (nacional o provincial) tiene para hacer frente a diferentes actividades, acciones o medidas que busque llevar a cabo. El tesoro público se compone de varios ingresos que se realizan principalmente a través del cobro de todo tipo de impuestos.

Durante los gobiernos de Tomás Cipriano de Mosquera se posibilitaron la creación de pequeños bancos particulares, incluso se ofreció a compañías extranjeras hacer filiales en el territorio, pero la inestabilidad política no generaba un ambiente propicio para que ninguna empresa monetaria funcionara con prosperidad.

Se fundaron en Bogotá el Banco de Londres, México y Suramérica, pero tuvieron una corta existencia. El Banco Nacional se constituyó el 1o. de enero de 1881 con un capital de $1.047.009,20 pero sólo con los recursos del Tesoro Nacional, pues nunca tuvo accionistas particulares, lo cual lo convirtió en un banco estatal.

Lamentablemente, una nueva guerra iniciada en 1885 puso fin a dicho banco.  Entonces hubo que esperar la Constitución de 1886 para que se impusiera la circulación de papel moneda nacional.

La emisión de papel moneda generaba mucha desconfianza, así que el oro seguía siendo el patrón de circulación monetaria.  Francisco de Paula Santander, por ejemplo, un día dijo: “Usted sabe bien que la emisión de papel moneda es el precursor de la ruina y decadencia de un Estado”. Medio siglo después, Rafael Núñez, aun pensaba algo parecido: "Si el oro y la plata han sido escogidos para la fabricación de moneda, ha sido precisamente a causa de la estabilidad relativa de su valor intrínseco. La moneda de papel es el reverso de esa estabilidad y, sólo puede recurriese a ella en horas de desesperación"

Desde 1885, cuando se dieron los primeros pasos hacia el curso forzoso de la moneda, era evidente la indecisión del gobierno respecto a su adopción. El Gobierno tenía el compromiso de que se cambiarían a la par los billetes del Banco Nacional por especies metálicas de plata con la suma que se recibiera por la negociación del Canal de Panamá, que dicho sea de paso fue una venta velada a los EEUU. A pesar de las reticencias para adoptar el papel moneda, después de 1886, la unidad monetaria de la república sería, para todos los efectos legales, el billete de la serie de un peso del Banco Nacional. Todos preferían cobrar en metálico, pero el gobierno no tuvo más opciones que emitir más papel moneda; incluso circularía más el papel moneda durante la guerra de los mil días, época bélica en la que se presentó la más alta inflación.

bank.PNG
tomás cipriano.jpg
hand.PNG

Billete de 1 peso colombiano de 1.886

Un gran caos monetario se presentó desde la época de la independencia, caos que no se pudo
solucionar hasta las reformas de los gobiernos de Tomás Cipriano Mosquera. A mediados del
siglo XIX las exportaciones dan un buen crecimiento económico. Pero, con la nuevas guerras,
y luego la hegemonía conservadora, no se logrará concretar el sueño de un
sistema monetario nacional, en el sentido estricto de la palabra. Pasarían muchos años más,
para que la ciudadanía confiara en un “papel”, el papel moneda.

Édinson A Bolaños, en su crónica: Del peso del oro al peso de papel (2016) recordó que después
de la Guerra de los Mil Días alguien declaró: “Ya ni siquiera hay dinero para mandar a hacer
los billetes al exterior”.

1819 a 1923

De los liberales
a 1991

hand.PNG